ORACION A JESUS J0SE Y MARIA "




ORACION A JESUS J0SE Y MARIA "

Era pobre y silenciosa,
pero con rayos de luz;
olor a jazmín y rosa
y el Niño que la alboroza:
es la casa de Jesús.

Un taller de carpintero
y un gran misterio de fe;
manos callosas de obrero,
justas manos de hombre entero:
es la casa de José.

Había júbilo y canto;
ella lavaba y barría,
y el arcángel saludando
repetía noche y día:
"Casa del Ave María"

Familia pobre y divina,
pobre mesa, pobre casa,
mucha unión, ninguna espina
y el ejemplo que culmina
en un amor que no pasa.

Concede, Padre, Señor,
una mesa y un hogar,
amor para trabajar,
padres a quienes querer
y una sonrisa que dar.
Amén

ILUMINA MI VIDA, SEÑOR



ILUMINA MI VIDA, SEÑOR

Jesús, hoy estoy a tus pies,
tengo la dicha de estar ante tí
que estás en la Eucaristía,
Tendría ganas de contarte mis méritos,
pero prefiero reconocer ante Tí,
que tengo errores y pecados,
Señor, no soy siempre como querría ser,
no siempre rezo contento,
a menudo me dejo vencer por las distraciones,
Señor, con frecuencia me molesto con mis compañeros,
tengo resentimientos, me irrito,
y expreso mi ira con palabras y gestos,
Señor,
innumerables veces no dejo el primer puesto a los otros,
me pongo yo en el primer lugar,
convencido de que me pertenece,
Señor, ilumina mi vida.
hazme entender quién soy verdaderamente,
entra en mí como luz,
que ilumina, purifica y alienta,
haz que me deje concer de tí hasta el fondo,
Señor quisiera poderte gritar,
que te acuerdes de mí a la hora de mi muerte,
confío en tí....
Amén
(Monseñor Carlo María Martini)
___________________________
CLICK AQUI  Oracion..


ORACIONES EN NOCHEBUENA




ORACIONES EN NOCHEBUENA

Hoy, Nochebuena, tenemos, de manera especial y como centro de nuestra
familia a Jesucristo, nuestro Señor.

Vamos a encender un cirio en medio de la mesa para que ese cirio nos
haga pensar en Jesús y vamos a darle gracias a Dios por habernos
enviado a su Hijo Jesucristo.

Gracias Padre, que nos amaste tanto que nos diste a tu Hijo.
Señor, te damos gracias.

Gracias Jesús por haberte hecho niño para salvarnos.
Señor, te damos gracias.

Gracias Jesús, por haber traído al mundo el amor de Dios.
Señor, te damos gracias.

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que Dios nos ama y que nosotros
debemos amar a los demás.
Señor, te damos gracias.

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que da más alegría el dar que el
recibir,
Señor, te damos gracias.

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que lo que hacemos a los demás te
lo
hacemos a Ti.
Señor, te damos gracias.

Gracias María, por haber aceptado ser la Madre de Jesús.
María, te damos gracias.

Gracias San José, por cuidar de Jesús y María.
San José, te damos gracias.

Gracias Padre por esta Noche de Paz, Noche de Amor, que Tú nos has
dado al
darnos a tu Hijo, te pedimos que nos bendigas, que bendigas estos
alimentos
que dados por tu bondad vamos a tomar, y bendigas las manos que los
prepararon, por Cristo Nuestro Señor,
Amén.

Soy de los tuyos, Señor




¿Soy de los tuyos, Señor?

Me dicen que fui bautizado,
pero no sé muy bien, Señor,
hasta qué punto soy de los tuyos,
de tu grupo, de tu familia, de tus ideas,
de los que defienden, sin fisuras,
tu Palabra sin riesgo de ser descafeinada.
Dicen que, el Espíritu, quema
y me siento un tanto frío.
Me advierten que, el  Bautismo,
es un punto de salida
y frecuentemente me instalo en mis intereses.

¿Soy  de los tuyos, Señor?
Me recuerdan que, ser de los tuyos,
es optar por tu Palabra, por tu vida,
por tu mensaje, por tu cruz,
por tus caminos y por tus contradicciones.
Y, cuántas veces, Señor,
me dejo guiar exclusivamente
por el vocerío del mundo,
amañar por las sensaciones del simple escaparate,
seducir con fuegos artificiales,
asustar por el sufrimiento,
o añorar y buscar atajos,
sin que me digan que soy de los tuyos.

¿Soy  de los tuyos, Señor?
Ayúdame, Señor,
a convertirme, para estar cerca de Ti,
a liberarme, para dedicarme a Ti,
a llenarme de tu Espíritu,
para ofrecerme al pregón de tu Reino.
Que tu Bautismo, Señor,
sea para mí, causa de crecimiento,
llamada a la sinceridad y a la valentía,
a la generosidad y al testimonio,
a la verdad y a la firme respuesta.
Amén.

P. Javier Leoz

SEÑOR, ENSEÑANOS A ORAR



SEÑOR, ENSEÑANOS A ORAR

Señor Dios:
Quiero encontrarte en la oración,
en tu presencia inconfundible,
durante esos momentos en los que el silencio
se sitúa de frente a mí, ante ti.
¡Te necesito, Señor Dios!,
porque sin ti mi vida se seca.
¡Quiero buscarte!
Quiero encontrarte dando vida
a la naturaleza que tú has creado;
en la trasparencia del horizonte
lejano desde un cerro,
y en la profundidad de un bosque
que protege con sus hojas
los latidos escondidos
de todos sus inquilinos.
¡Necesito sentirte alrededor!
Quiero encontrarte en tus sacramentos,
En el reencuentro con tu perdón,
en la escucha de tu palabra,
en el misterio de tu cotidiana entrega radical.
¡Necesito sentirte dentro!
Quiero encontrarte en el rostro
de los hombres y mujeres,
en la convivencia con mis hermanos;
en la necesidad del pobre
y en el amor de mis amigos;
en la sonrisa de un niño
y en el ruido de la muchedumbre.
¡Tengo que verte!
Quiero encontrarte en la pobreza de mi ser,
en las capacidades que me has dado,
en los deseos y sentimientos que fluyen en mí,
en mi trabajo y mi descanso
y, un día, en la debilidad de mi vida,
cuando me acerque a las puertas del
encuentro cara a cara contigo.
Amén.
(Enviado por Norma Toranzo)

ORACION A LA VIRGEN MARIA



ORACION A LA VIRGEN MARIA

Madre siempre fiel,
cuando te asaltó la incertidumbre,
cuando las cosas se te hacían complicadas,
supiste confiar.
¡Y cómo confiaste!
En el momento cumbre de la historia
con decisión y firmeza
pronunciaste aquel bienaventurado
«Hágase»,
del que viene nuestra salud.
¡Y siempre lo mantuviste!
Las desconfianzas de otros,
los decires de tantos
nunca te apartaron
de la santa confianza.
Obténme,
Santa María de la Confianza,
el auxilio divino
que me permita superar
las incertidumbres que ahora me acosan.
Que así sea

SEÑOR, ENSEÑAME EL CAMINO



SEÑOR, ENSEÑAME EL CAMINO

Hazme Señor, que conozca mi camino.
Ayúdame a entender las etapas de tu designio,
Los momentos de luz y los momentos de sombra
De prueba, al menos hasta el límite de lo tolerable.
Dame a conocer en que punto estoy en el camino
Y donde me encuentro.
Te lo pido por Cristo nuestro Señor.
Señor, tú que nos escrutas y nos conoces
Sabes lo incapaces que somos
De comprender tu misterio y el nuestro.
Conocemos nuestra incapacidad
Para hablar de estas cosas con verdad
Te rogamos Padre en nombre de Jesús:
Mándanos tu Espíritu
Que escruta la profundidad del hombre
Y sabe lo que hay dentro de nosotros,
A fin de que nos haga capaces de conocernos
Como somos conocidos de ti
En la profundidad de nuestro mal,
Con amor y con misericordia.
Haz que veamos con ojos verdaderos
Lo que hay en nosotros de peso
Opacidad y oposición a Ti.
Haz que sepamos mirarlo
a la luz misericordiosa
que viene de la muerte
y resurrección de tu Hijo,
Jesucristo nuestro Señor,
Que con el Espíritu vive y reina contigo
Por todos los siglos.
Amén.
(Padre Carlo María Martíni)

TÚ, SEÑOR, ERES MI ALEGRÍA




TÚ, SEÑOR, ERES MI ALEGRÍA

Cuando comparto y doy algo de mí
Cuando busco el bien de los demás
Cuando procuro buscar la reconciliación

TÚ, SEÑOR, ERES MI ALEGRÍA
Si lucho contra el mal y la mentira
Si te busco en el buen obrar
Si trabajo por las pequeñas cosas de cada día

TÚ, SEÑOR, ERES MI ALEGRÍA
Si ofrezco y recibo la paz
Si doy lo tengo de bueno
Si me pongo de tu parte en el mundo
Si soy persona con esperanza
Si cuido la bondad de mi corazón

TÚ, SEÑOR, ERES MI ALEGRÍA
Porque no tengo miedo al qué dirán
Porque manifiesto que soy cristiano
Porque soy feliz de ser tu amigo
Porque soy lo que soy…
gracias a Ti, Señor.
Yo creo, espero, vivo
y camino en Ti y por Ti, Señor