MARIA MADRE MIA


MARIA MADRE MIA


Tu que por el SI que diste en tu vida
permitiste que el verbo se encarnara.
Tu Madre Purísima en pensamiento en obra
con tu sacrificio y ejemplo
has dignificado el signo de la maternidad
y por consiguiente a todas las mujeres.
Ayúdanos para que por obra y gracia de Dios
seamos verdaderas Madres
dignas de haber sido bendecidas con la maternidad
dignas de haber aceptado que a través de nuestras
entrañas se realice la obra creadora de Dios.
Es tan inmenso el amor de una Madre hacia sus
hijos, que no hay palabras que pueda describir
la gran felicidad que se siente al tenerlos en los brazos.
Madre Santísima ayúdanos a poder luchar con los
temores de la vida, con la constante preocupación
del mundo .
Enséñanos a ser constantemente, como TU

FUERTES, HUMILDES, INCONDICIONALES, FIELES
Enséñanos a que seamos siempre para ellos
la palabra necesaria para dar consuelo, la palabra
exacta para dar un consejo, la caricia necesaria para
dar amor, las lagrimas oportunas par festejar sus
triunfos.
Por que las lagrimas no solamente son dadas por el
dolor, sino también por el inmenso amor.
Por que nuestra naturaleza vivir del aire que ellos respiran
es reír cuando ellos sonríen, es jugar como niños cuando ellos
quieren jugar, es callar cuando sus pensamientos los tienes
completamente abstraídos del mundo, es oir cuando quiere
ser escuchados, es principalmente amarlos constantemente.
Nuestro corazón salta de emoción ante sus logros.
Madre acompáñanos siempre en nuestras oraciones
porque tomando tu ejemplo , nos falta mucho por
aprender.
Bendícelos siempre, protégelos siempre, te los entregamos
y ponemos en tus brazos, sostenlos en la inmensidad
de tu fuerza, ampáralos cuando ya nosotros estemos
lejos de ellos, consuelos cuando estén tristes, y no
permitas que el mal invada sus vidas.
Gracias Madre generosa, Gracias Madre de Bondad.
Bendita seas por siempre y toda la eternidad.
Amen.

( Enviada por Maria Morales )



No hay comentarios:

Publicar un comentario